San Fernando de Apure,
Bookmark and Share Disminuir Fuente Aumentar Fuente
Una Vinotinto teñida de gris en 2016

Visión Apureña | 26/12/2016

Venezuela comenzó el 2016 con la esperanza de revertir su mal comienzo en las eliminatorias y parecerse un poco más a ese equipo que se había ganado el respeto del continente a base de buenos resultados. Con el año a punto de finalizar, el equipo tuvo momentos buenos pero en general fue un año muy gris para la Vinotinto.

Con un balance de 17 partidos disputados, de los cuales siete terminaron en derrota, seis en empate y cuatro victorias, terminan dejando unos números muy pobres para un equipo que se sumió más en su descalabro personal.

El adiós de “Chita”

Luego de un cierre de 2015 muy desalentador, el 2016 arrancó con un amistoso ante Costa Rica que elevó un poco los ánimos. Aunque participaron solo jugadores del campeonato local de ambas escuadras por no ser fecha FIFA, la victoria (1-0) hizo presagiar que las cosas mejorarían, nada más alejado de la realidad.

El equipo criollo volvió a las eliminatorias con un descorazonador empate ante Perú (2-2) y una contundente derrota contra Chile (1-4) hundieron más aún en la tabla de clasificación a la Vintinto y fueron la sentencia de Noel “Chita” Sanvicente.

Con una producción paupérrima de cinco ganados, dos empates y 13 derrotas; y un solo punto en siete partidos del premundial, el entrenador más laureado del fútbol nacional dejó la selección el 1 de abril de 2016. En su lugar arribó Rafael Dudamel, antiguo jugador de la escuadra criolla que se encargó de defender la portería ahora se haría cargo de defender desde el banquillo.

Un poco de brillo en la Copa América Centenario

El Mundial de Rusia 2018 lucia como una quimera, pero la llegada de Dudamel al banco de la selección nacional le daba un aire nuevo al equipo que trataría de lavarse el rostro en una competencia distinta a las eliminatorias: la Copa América Centenario 2016.

Los malos resultados previos al inicio del torneo hicieron presagiar otra debacle para el combinado nacional; sin embargo lo que sucedió fue sorprendente.

Un grupo muy complicado esperaba a la Vinotinto; pero con un juego muy eficaz, basado en la presión, el toque rápido y el buen desempeño de jugadores como Alejandro Guerra, Salomón Rondón, Josef Martínez o Wilker Ángel, Venezuela se impuso ante Jamaica y Uruguay (0-1 ambos resultados), más un empate frente a México (2-2) le dio un boleto a la siguiente ronda e hizo reverdecer las esperanzas criollas.

Ya en cuartos de final sufrió un duro correctivo contra Argentina (4-1), que a pesar de dejar un mal sabor de boca puso en evidencia que con unos cuantos cambios, tanto en el esquema como en los jugadores utilizados, el equipo tenía otra cara.

De vuelta a la realidad

La buena labro en la Copa América Centenario llenó de expectativas a una fanaticada que esperaba se pudiera replicar algo de lo que se vio allí en las eliminatorias; lamentablemente la Vinotinto se estrelló de frente contra una fuerte pared.

Los primeros cuatro partidos en el retorno al premundial fueron más de lo mismo. Ciertamente el juego había mejorado y algunas individualidades estaban rindiendo; sin embargo los pequeños errores siguieron apareciendo y las derrotas continuaron.

Salvo el empate ante Argentina (2-2), con el espectacular gol de Juanpi Añor, los otros duelos dejaron muy tocados a una selección que matemáticamente no se despedía de la oportunidad de clasificar, pero en la realidad era casi imposible.

Un paréntesis para sonreír

Rafael Dudamel y los suyos no habían podido cambiar las cosas. Aunque el juego era un poco mejor las derrotas eran su sello de identidad.

En la última doble fecha del año el equipo se dio un respiro y aprovecho para hacer algo que no hacía en mucho tiempo: disfrutar. Venezuela hizo historia al derrotar a Bolivia 5-0 en una noche mágica de Josef Martínez en el estadio Monumental de Maturín.

Cinco días después llegó una derrota más (3-0 ante Ecuador), pero el recuerdo de esa victoria con mucha juventud en sobre césped será difícil de borrar y se pueden convertir en los cimientos de un futuro prometedor.

Los seis encuentros que restan de eliminatorias servirán para armar una selección competitiva y joven de cara al Mundial de Catar 2022. El sueño mundialista parece haberse extraviado en un año realmente para el olvido, no obstante pese a que las cosas lucen grises el 2017 puede ser el año para hacer que la Vinotinto recupere el brillo que hasta hace poco tenía y que todo el país se merece volver a ver.

Agregar como página de inicio | Agregar a favoritos Desarrollado por: Ing. Manuel Rodríguez
MAPA DEL SITIO: INICIO | SUCESOS | CHICA VISIÓN | TARIFAS | EDICIÓN IMPRESA | CONTACTANOS | ESCRIBENOS | QUIENES SOMOS |
Copyright © 2009 - 2010 Diario Visión Apureña, Todos los Derechos Reservados.